in

Navidad en Saint Lucie, Florida

Por lo que he podido conocer a través de la columna “Quora” de Google los norteamericanos al jubilarse, no se preocupan por quedarse solos ni en navidad.

Por lo que he podido conocer a través de la columna “Quora” de Google los norteamericanos al jubilarse, no se preocupan por quedarse solos ni en navidad.

Más o menos lo mismo que nos puede pasar a nosotros. Como hacer para que esa vejez, máxime si no tenemos conocimiento, entre otras cosas de cómo cocinar, por ejemplo. Es muy probable que no nos hayamos preparado para ese momento, cosa que nos afectará indefectiblemente. 

Veamos este ejemplo, caso de mi abuelita Matilde. Esto puede ser coincidencia o que así ella lo hubiera programado. Como ella no devengaba salario, ni pensión, pero si vejez, su idea era pasar por lo menos un mes en la casa de cada uno de sus hijos, ayudando en los quehaceres hogareños  y cuidando a sus nietos, y algo infalible cooperando con las necesidades de mantenimiento de la iglesia. Para ella la iglesia era su segundo hogar.  

Para los hijos de la abuelita Matilde, tampoco había jubilación.

Todo dependería de sus ingresos. La mayoría de ellos trabajaron hasta el día anterior a su despido, desde su hogar a no ser que hubieran terminado en el hospital.

Muchos de nosotros jubilados o no, aun continuamos ya sea laborando o cooperando con diferentes organizaciones. Obvio con activa participación en el mantenimiento del cuidado de sus casas. De esta forma nos mantenemos activos, yo diría a largo plazo. 

Dado que estando en Navidad no podemos olvidar que uno o varios de nuestros hijos y familias nos pueden visitar
Dado que estando en Navidad no podemos olvidar que uno o varios de nuestros hijos y familias nos pueden visitar.
Imagen: The Spruce

Por ejemplo, nos levantamos temprano, listos para la caminata diaria de unos 40 minutos a una distancia de 2.3 millas a paso largo. Como así, si Google.Fit tiene un programa envidiable. Dentro de los cinco días de la semana lograr o superar el objetivo de la caminata, lograr 150 puntos. Si logramos, mantendremos nuestro corazón en la forma adecuada. Los otros dos días mantenemos el ritmo pero no con la velocidad del paso largo. 

TE PUEDE INTERESAR
Subvención de Adobe al I.R.S.C. amplia uso de herramientas creativas

Dado que estando en navidad no podemos olvidar que uno o varios de nuestros hijos y familias nos pueden visitar.

De concretarse o no, debemos tener la casa preciosa, que al visitarla la encuentren como si fuera cerca a la playa llena de sus frutales. 

Para ello debemos echar una mirada al patio. Hay mucho que hacer y de inmediato, no nos puede coger la noche. Los recientes aguaceros alcanzaron a anegar al fondo, de la cerca. Ante el efecto del agua abrimos sendos canales y uno que iba a un tubo que la conduciría hasta el desagüe de tubería hacia la calle. Afortunadamente el buen clima y el sabroso calor han secado de inmediato esa área. 

Lo inminente y que debía hacer hoy era pintar el piso del “Deck”. Afortunadamente, de la pintura que se compró hace un año para pintar toda la casa, nos quedaba un galón, que “nos cayó de perillas”. La revolví y en una hora ya estaba pintada la primera mano. Después del almuerzo hicimos la segunda mano. Quedó cómo para un baile.  

Aproveché para cambiar la decoración del jardín del “Deck” cambiando de lugar y retocando la pintura, también blanca.

Afortunadamente cuento con las herramientas que me han servido para recoger hojas y ramas de los frutales. Una garlancha, un poco mayor, un rastrillo y una cortadora, precisamente de ramas. 

¡Ohhh! Se me había olvidado, en el lado norte del jardín se encuentra una “isla” donde nos esperan 4 sillas tropicales sobre una pista de madera, pintada de blanco, cubierta con la sombra de un mango de unos 4 o 5 metros de alto que controla el exceso de sol, pero no el de la lluvia. 

TE PUEDE INTERESAR
Almuerzo escolar:  ¿Desperdicio o corrupción?

No podía dejar todas las ramas, tanto de mangos como de guanábanas e inclusive una preciosa palmera de color verde que junto con dos pequeñas preciosas planta decorativas permiten que junto con los visitantes, pasemos un muy feliz descanso, con un helado de café o en su lugar un café tinto, ¿que tal con una clásica tortilla? Caso que no tengamos disponible pizza o croissant. 

Como vemos, Dios nos ha permitido tener todo en casa, que mejor que gozar con todo aquello que nos llena la vida de gozo. ¿Podremos quejarnos?  No, no por ningún motivo. Dios nos lo dio y nosotros lo que hemos hecho es preservarlo para deleite de nuestra familia, y obviamente papá y mamá.   

Que mejor Navidad que en casa en St. Lucie County, FL

Escrito por: Nelson Merchan-Cely

nelsonmerchancely1@gmail.com

Imagen: El Hispano

Avatar

Written by El Hispano

What do you think?

Deja una respuesta

Avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Con la violencia, el diálogo se ha hecho a un lado. Donde no prima la razón, prevalece la barbarie y la ira es un denominador común.

La salud mental y su impacto en la violencia armada

El manejo del dolor se ha convertido en una importante área en medicina veterinaria. /PetsVet

Reconociendo dolor en los animales