HILOS TENSORES, EL LIFTING SIN CIRUGIA 
Si crees que tu piel esta algo caída o quieres disimular alguna arruga, pero te da miedo pasar por quirófano, los hilos tensores pueden ser la alternativa que buscas. Descubre cómo actúan y qué tratan estos hilos mágicos.

Beneficios de los hilos tensores y contraindicaciones

Image result for HILOS TENSORES

  • Qué son los hilos tensoresLos hilos tensores –también llamados mágicos– son una técnica de medicina estética que tiene como finalidad crear una tensión en la piel para evitar que se vea flácida, disimular las pequeñas arrugas, o elevar ciertas partes del rostro o del cuerpo; además, ayuda a generar la producción de colágeno y elastina, lo que mejora el aspecto y la sujeción de los tejidos, y activa la microcirculación de la zona, aumentando la síntesis de colágeno y la regeneración de las células.Este tipo de intervención se realiza de manera ambulatoria, con una pequeña dosis de anestesia local, de una forma rápida y poco invasiva y con una recuperación inmediata. Por ello, desde hace algunos años se ha puesto de moda como alternativa al lifting, que sí requiere la entrada en un quirófano, y cuya vuelta a la normalidad conlleva más tiempo.Para conseguir los objetivos descritos se utilizan unos filamentos quirúrgicos que se colocan por debajo de la piel y que no se aprecian a simple vista. Estos hilos tienen su origen en Japón y son utilizados para realizar suturas internas, pues una de sus principales características es que son reabsorbibles y biocompatibles. Al igual que ocurre con los hilos convencionales, los hay de diferentes grosores y longitudes –dependiendo de la zona a tratar, si es facial o corporal–, pero también se diferencian según el material del que están hechos, o su forma.
  • Indicaciones y colocación de los hilos tensores

Colocación de los hilos tensores

Los hilos tensores pueden ser utilizados tanto en el rostro como en la zona corporal y dependiendo de su uso tendrán una longitud variable. Entre las afecciones estéticas para las que más se utiliza este tipo de tratamiento están:

  • Elevar las mejillas.
  • Disimular las patas de gallo, surcos nasogenianos o las líneas de marioneta.
  • Estrechar el mentón.
  • Mejorar el perfil de la mandíbula.
  • Reestructurar la zona orbito-malar (alrededor del pómulo).
  • Estrechamiento y elevación de la nariz.
  • Elevación de las cejas.
  • Disimular la papada o el doble mentón.
  • Mejorar el aspecto del cuello.
  • Dar luminosidad a la piel.
  • Rejuvenecer el aspecto de manos y pies.
  • Tratar la flacidez en los brazos, piernas, o glúteos.

El número de hilos que se requieren para cada caso varía según el tipo de piel y la afección que se quiera tratar. La zona que más se trata es la del tercio medio inferior, donde se suelen utilizar unos 30 –que se colocan perpendicularmente para crear un tejido en malla que retenga la piel–, o unos tres espiculados por cada lado, o sea, seis en el total del rostro inferior.

Cómo se colocan los hilos tensores

Image result for HILOS TENSORES

La colocación de los hilos tensores parece sencilla, pero no lo es. Siempre debe llevarse a cabo por médicos especialistas en medicina estética que manejen esta técnica. Es también muy importante conocer el origen de los hilos que se vayan a utilizar, y por ello debes solicitar su etiqueta de trazabilidad, que te indicará que han pasado unos controles médicos, que son aptos para el organismo, y que se disuelven sin problemas.

Son muchas las zonas faciales que se pueden tratar con hilos tensores de una manera natural.

El primer paso para colocar los hilos tensores es limpiar la piel para evitar posibles infecciones, después se suelen realizar mediciones y se dibujan líneas para conocer por donde deben pasar para conseguir el efecto deseado. Una vez se tenga todo previsto, se aplica o inyecta la anestesia local, y cuando no haya sensibilidad se procede a introducir las cánulas que contienen los filamentos tensores.

Una vez insertado por completo este pequeño tubo, se retira, y quedan los hilos tensores dentro de la piel. En el caso de los espiculados, el profesional médico procederá a tirar poco a poco de los hilos para que queden anclados a la piel en la posición deseada. Por último, se recorta el sobrante y se limpia la zona de entrada. Este tratamiento suele realizarse en una única sesión, que dura entre 30 y 40 minutos, y una vez se terminan los efectos, puede repetirse las veces que se quiera, pues no existe ninguna restricción al respecto.

En cuanto a otras zonas como, por ejemplo, el cuello, En promedio suelen usarse unos 30 hilos finos y seis espiculados, aunque recuerda que depende del problema estético del paciente y su tipo de piel. Existen casos en los que estos filamentos tensores no van a conseguir los efectos deseados, y por tanto no se recomiendan, por ejemplo, en pieles gruesas con mucha caída o, en el caso contrario, pieles muy finas, en las cuales se transparentarían los hilos tras su colocación.

Beneficios de los hilos tensores y contraindicaciones

  • Consejos y cuidados de los hilos tensores

Los hilos tensores están siendo usados tanto por hombres como por mujeres que desean tener una piel más luminosa o firme sin necesidad de pasar por el quirófano, y sin apenas riesgos. Entre los beneficios de los hilos mágicos están:

  • Se colocan mediante un procedimiento mínimamente invasivo.
  • Reafirman la piel de una manera más disimulada, sin cicatrices.
  • Las sesiones son de apenas 30 minutos de duración.
  • Solo se suele necesitar una sesión para cada zona.
  • No se requieren cortes, lo que permite hacer vida normal después de salir del centro.
  • Mejora el aspecto de la piel aumentando la cantidad de colágeno.
  • Los hilos tensores no se notan, aunque pueden ser apreciables al tacto las primeras horas después de la intervención, hasta que comienzan a reabsorberse.
  • Los efectos de los hilos mágicos se mantienen incluso después de haber sido absorbidos, pues el colágeno y elastina que generan dan lugar a colágeno nuevo de mejor calidad.
  • Se pueden combinar con otros tratamientos, como la mesoterapia facial, la aplicación de bótox, ácido hialurónico o radiofrecuencia, entre otros.

Contraindicaciones de los hilos tensores

Aunque los hilos tensores no tienen ningún efecto adverso –recordemos que son utilizados para suturas dentro del organismo–, hay algunas restricciones en su uso que se deben conocer antes de proceder a mejorar el aspecto de la piel con este tratamiento de medicina estética.

Contraindicaciones de los hilos tensores
En el embarazo se recomienda no realizarse el tratamiento con hilos tensores.

Las personas inmunodeprimidas, con infecciones o sin colágeno, no deberían realizarse esta intervención. Tambien  se deben abstener aquellos con alteraciones en la coagulación de la sangre o que estén bajo tratamiento con medicamentos como la aspirina, anticoagulantes o antiinflamatorios, pues uno de los pequeños riesgos que existen es la aparición de pequeños hematomas por la incisión de las agujas que contienen los hilos tensores.

Tampoco recomienda que se inserten los hilos tensores mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, pues no se conocen sus efectos en ellas, ni en personas que tengan alguna infección cutánea, o alguna herida abierta. Las personas cuya piel sea demasiado flácida no lograrán mejorar el aspecto con esta técnica, sino que tendrán que recurrir a la cirugía.

Uno de los inconvenientes de los hilos tensores es que, aunque mejoran visiblemente la piel, su efecto es limitado en el tiempo.  “los hilos irán disolviéndose progresivamente y lo mismo que en su momento apareció la flacidez, va a volver a surgir cuando se vaya reabsorbiendo y eliminando ese colágeno que hemos formado con los filamentos tensores”.